Entradas

,

¿Qué sucedió en Australia y cómo puedes evitar que suceda de nuevo?

El mes de enero de este año trajo con él numerosos incidentes que pusieron en jaque a todo el mundo. Desde una presunta WWIII hasta un incendio que puso en riesgo uno de los ecosistemas más importantes del mundo; enero sí que supo sorprendernos. En este último caso, el incendio que afectó el sureste de Australia nos hizo conscientes del peligro que corremos todos los seres vivos como consecuencia de un sinfín de acciones que están teniendo repercusión en cada rincón del mundo.

Ahora bien, para entender qué sucedió en Australia hemos decidido realizar este artículo. ¡Entérate de todo y descubre cómo prevenir que esto suceda en otro lugar!

¿Los bosques arden naturalmente?

Sí. En todo el mundo hay bosques de distintos tipos; el punto común es que la mayoría de ellos atraviesan largas temporadas en las que son propensos a incendios que han existido por más de 400 millones de años y que, incluso, hacen parte del ciclo vital de muchas especies animales y vegetales. El verdadero problema surge cuando estos incendios sobrepasan su nivel de impacto regular sobre el ecosistema (spoiler: fue esto lo que sucedió en Australia, ya te explicaremos las razones).

Lo usual es que en la zona de Nueva Gales del Sur (territorio australiano) el 1% de la superficie del bosque atraviese distintos incendios que pueden propagarse como consecuencia de la vegetación propia de esa zona del espacio (generalmente eucaliptal). Entonces, ¿por qué este año resultó tan traumático?

La verdad es que los incendios descontrolados se le atribuyen a distintas razones, principalmente al cambio climático; lo cierto es que 4 millones de hectáreas ardieron en estos incendios que no sólo arrasaron con la vida vegetal, sino también con miles de ejemplares de distintas especies (como koalas y canguros, característicos de Australia).

Cambio climático: ¿los incendios de Australia son responsabilidad de todos nosotros?

Para entender qué sucedió, lo primero que debes saber es que Nueva Gales del Sur es uno de los principales almacenes de biomasa en el mundo. La biomasa es todo el material obtenido por medio de la fotosíntesis que puede convertirse potencialmente en combustible para ser usado por el hombre; así que también es susceptible a incendios de gran tamaño. Sin embargo, por sí mismos no son capaces de provocar un incendio como el que vimos en este mes de enero; requieren de otros factores para crecer exponencialmente, es ahí donde nosotros debemos asumir nuestra cuota de responsabilidad. 

Recientemente Australia alcanzó las temperaturas más altas en toda su historia, llegando a los 40°C – 41°C. Esto se traduce en un incremento anormal de la sequía en los bosques, que a su vez se convierte en un riesgo potencial para el ecosistema; no solo por alejarlo de su temperatura regular, sino también porque los incendios que inevitablemente se producen, pueden propagarse con mayor facilidad a través de la hojarasca y otros elementos que hacen que los bosques sean altamente inflamables.

¿Por qué el cambio climático es responsabilidad de todos?

El cambio climático que fue protagonista del incendio australiano no es más que la consecuencia directa del calentamiento global. Este fenómeno que se ha popularizado en los últimos años y que nos ha hecho sentir culpables en más de una ocasión es absolutamente real y tiene consecuencias graves sobre la vida en el planeta. 

El principal factor del calentamiento global y, como consecuencia, del cambio climático es el conocido efecto invernadero; este evento es el residuo de numerosas actividades humanas que liberan gases nocivos a la atmósfera a una velocidad apresurada que no le permite recuperarse. Los principales gases de efecto invernadero son:

  • Dióxido de carbono (CO2): este gas surge como consecuencia de la quema de combustibles fósiles para la generación de energía que es utilizada en recursos como calefacción, electricidad, transporte, etc. 
  • Metano (CH4): el gas metano aparece durante la realización de actividades asociadas a la ganadería, agricultura, minería, tratamiento del agua y desecho de residuos orgánicos en vertederos.
  • Óxido de nitrógeno (N2O): es el residuo del uso excesivo de fertilizantes, empleo de combustibles, actividad química y tratamiento de aguas residuales.

Como puedes ver, todos los gases que están involucrados en el efecto invernadero y por ende en el cambio climático, nacen directamente de actividades humanas que tú, al igual que nosotros, realizamos diariamente. 

3 cosas que puedes hacer durante tu viaje para cuidar el planeta y evitar estos incidentes

El turismo es una actividad que indudablemente involucra a distintos sectores que ejecutan actividades específicas que contribuyen con el efecto invernadero; por ejemplo, todos los turistas requieren de transporte, comida y electricidad. Pero, un buen turista siempre es consciente de sus recursos y los utiliza adecuadamente para hacer que su huella en el planeta no condicione la vida de otras especies:

  • Disminuye el uso de electricidad durante tu viaje: actividades como cargar tu celular o tu computadora pueden consumir grandes cantidades de electricidad que produce dióxido de carbono. Para disminuir este índice de consumo, puedes establecer un horario específico para cargar tus aparatos (tu celular no necesita estar 6 horas conectado al cargador, ¡cuidado!), también puedes omitir el uso de aire acondicionado y mantener la luz apagada tanto como sea posible.
  • Camina más, explora más: un buen turista siempre es curioso, así que puedes ignorar el uso de transportes privados que queman combustible y producen gases de efecto invernadero, y sustituir esto por caminatas de reconocimiento en la ciudad que te recibe. Además de contribuir con el cuidado del planeta y de los ecosistemas, estarás dándote la oportunidad de conocer mejor el lugar que estás visitando, vincularte con sus habitantes y establecer lazos estrechos con su cultura.
  • Controla el consumo de carne: no se trata necesariamente de que debas convertirte al veganismo; simplemente es cuestión de oferta y demanda. Mientras más carne se consume, más carne debe producirse para satisfacer la demanda y ya leíste que la ganadería produce grandes cantidades de gas metano. Consume carne de manera consciente y ábrete a nuevas posibilidades culinarias.

Al tomar estas medidas estarás contribuyendo al control del efecto invernadero y del cambio climático; así las sequías tendrán menor impacto sobre las regiones más propensas a atravesar grandes incendios forestales en medio de situaciones específicas, como Australia y otros espacios del territorio europeo que están amenazados por este fenómeno mundial. 

Como viajero, también debes tener en cuenta que estos incidentes llegan sin aviso, así que siempre es una buena idea contar con un buen seguro de viaje que cubra cualquier inconveniente que pueda condicionar tu viaje. Disfruta, conoce y sé responsable, ¡abraza al planeta desde cualquier rincón del mundo!

También te puede interesar

Consumo de vino ecológico se convierte en un referente para el turismo en España

Subir las persianas en las ventanillas en el despegue y el aterrizaje tiene su razón de ser

Airbnb, una nueva forma de hospedaje en el mundo

Convivir con los locales de la zona, conocer sus historias y habitar un lugar diferente fuera del hotel típico es lo que ofrece Airbnb, un mercado comunitario cuyo pilar es la confianza que fue creado en el 2008 en San Francisco, California.

La plataforma que cambia la visión de hotelería alrededor del mundo, funciona a través de tu celular, móvil o computador y te permite descubrir diversas opciones de alojamiento y seleccionarlo de acuerdo a tu gusto y bolsillo.

Además, si tienes disponibles espacios en tu vivienda, apartamento, finca o cabaña para poder alquilar en el año o en alguna época en particular puedes agendar y obtener dinero adicional. Si decides hacer la tarea de anfitrión conocerás semana tras semana o de acuerdo al tiempo que decidas rentar, a distintas personas de todo el mundo con variadas personalidades, culturas y profesiones ampliando tu visión del mundo y terminarás compartiendo la idea que ya tienen algunos anfitriones: “Airbnb es como que traer el mundo a mi” o “Para mí es como estar en un país diferente cada semana”.

Así pues, tienes la posibilidad de hacerlos sentir como en casa e incluso dar a conocer tu ciudad creando experiencias únicas diseñadas por ti, ofreciendo tus servicios y convirtiéndote en guía de tu ciudad, compartiendo gustos y aficiones generando para ambos una experiencia totalmente novedosa.

Esta nueva tendencia de hospedaje está expandida nivel internacional y brinda la posibilidad de crear amigos alrededor del mundo, ingresos como anfitrión y como huésped mayor economía. Así, que si tienes un espacio o estás pensando en realizar pronto tu próximo viaje, puedes mirar la posibilidad de unirte a esta gran red, teniendo en cuenta claro está, que en la diversidad debe primar el respeto, la tolerancia y ante todo las ganas de ampliar tus horizontes.