Entradas

¿Cuáles son las mejores actividades para realizar con los niños en esta cuarentena?

La cuarentena ha traído por primera vez en varios años demasiado tiempo libre para toda la familia. Algunas personas han tomado la decisión de hacer de la cuarentena un momento para la introspección y el emprendimiento de nuevas ideas; sin embargo, son los más pequeños de la casa los que se han encontrado en una situación completamente nueva y sin saber qué hacer exactamente para pasar el tiempo.

Cuando los juguetes ya resultan aburridos y el encierro estimula la hiperactividad, los padres se ven envueltos en un atmósfera de ansiedad que es fácilmente superable si se emplean las actividades adecuadas. En este artículo encontrarás algunas actividades propuestas para los más pequeños en esta cuarentena, ¡continúa leyendo!

Actividades educativas, recreativas y útiles para toda la familia

¿Por qué no limitarse a los juegos?

Si bien es cierto que los juegos son perfectos para mantener a los niños distraídos, también es cierto que esta cuarentena es un poco incierta y puede extenderse por unos días más. Como padres, nuestra responsabilidad es continuar educando a nuestros hijos en casa y preparándolos para la vida cuando todo esto pase. Por eso es que, por nuestra parte, proponemos actividades que además de ser recreativas, son educativas y estimulan distintas áreas de desarrollo en los más pequeños del hogar.

La inspiración para esta propuesta es responsabilidad de las guías educativas de la Asociación Scout de Venezuela, una institución adscrita al Movimiento Scout Mundial que durante más de 100 años se ha dedicado a complementar la educación de niños y jóvenes en todo el mundo. Estas actividades han sido diseñadas para ser aplicadas precisamente durante los días de cuarentena y sacarle el mayor provecho posible al tiempo en casa.

¿Habías pensado en estas actividades? ¡Sé creativo y haz de la cuarentena un momento para inspirar e incentivar a tu familia a crecer!

Telemedicina: la mejor opción en tiempos de cuarentena

El coronavirus ha hecho que todos los sectores laborales migren momentáneamente a nuevas formas de aplicación y desarrollo. La medicina, por ejemplo, ha sido la precursora de la adaptación multiplataforma del trabajo en tiempos de crisis; esto es sorprendente en vista de que es también uno de los sectores que más requieren de contacto físico con los usuarios. Entonces, ¿cómo?

Pues, muchos médicos han adoptado la modalidad de la telemedicina para continuar con su trabajo y que los pacientes no se vean afectados por las restricciones de movilidad y servicio que han aplicado muchos países frente al coronavirus.

Como es de esperarse, esta modalidad de trabajo tiene sus condiciones, pero sí que es posible atender las necesidades de los pacientes sin que ninguna de las partes involucradas se vean afectadas por el COVID-19. Si quieres saber cómo, continúa leyendo.

¿De qué se trata la telemedicina?

El concepto de “telemedicina” surgió con el desarrollo de la tecnología en los años 70, cuando los cuidados de salud buscaron romper las barreras geográficas para mejorar a la accesibilidad de los pacientes. Además, este cambio en la forma convencional de aplicar la medicina, también sería de provecho para todas las personas que residían en las zonas rurales y países de desarrollo.

En esencia, “telemedicina” es sinónimo de medicina a distancia en todas sus posibilidades (diagnóstico, tratamiento…) a través de distintas herramientas tecnológicas que sirven para ahorrar tiempo, costo y esfuerzo de parte del médico y del paciente. 

La OMS define la telemedicina como “aportar servicios de salud donde la distancia es un factor crítico, por cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigaciones y evaluación, además de educación continuada de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades”. 

Sin embargo, para el año 2005 ya se habían sumado unas 49 definiciones a este primer concepto. Hoy en día podemos entender este fenómeno como el conjunto entre la informática médica, la salud pública y el interés comercial. 

Utilidad de la telemedicina y su impacto ante el COVID-19

La utilidad de la telemedicina se demuestra en distintos ámbitos, aún así, en los que más destaca la influencia de la tecnología es en los beneficios socioeconómicos para los pacientes, pues las citas médicas suelen ser menos costosas; por otro lado, para los profesionales también genera grandes beneficios al tener la oportunidad de atender a una mayor cantidad de pacientes sin necesidad de invertir grandes sumas de dinero en implementos médicos que son exigidos en los centros de salud.

Beneficios de la telemedicina

La adaptación de la medicina al mundo tecnológico ha sido capaz de generar un sinfín de beneficios para los pacientes, entre ellos:

  • Reducción de las desigualdades por accesibilidad
  • Diagnósticos y tratamientos más rápidos
  • Prosecución de los casos
  • Disminución de gastos en traslados

Por otro lado, para los médicos ha generado beneficios como:

  • Mejor manejo de la incertidumbre en los pacientes que viven en espacios rurales
  • Mayor confianza de parte de los pacientes
  • Mejor imagen, al mostrarse dispuesto a atender a los pacientes incluso en la distancia
  • Acceso a información de los pacientes y rapidez para compartirla

¿Qué puede lograr la telemedicina?

Es importante aclarar que el uso de la telemedicina no debe ser, necesariamente, en tiempo real. Teniendo esto en cuenta, podemos resaltar su uso en:

  • Procesos asistenciales a través de teleconsulta (radiología, telederma, retinografías, psiquiatría y monitorización)
  • Continuidad asistencial a través de información analítica e historia médica en la nube compartida con otros especialistas
  • Información a usuarios, acceso a documentos y consultoría electrónica
  • Formación de profesionales y profundización en las distintas especialidades

Con esta información, puedes deducir que la telemedicina que hasta ahora había estado en desarrollo, eventualmente se convertirá en una de las formas más inteligentes de atender las necesidades de los pacientes que no requieran ser ingresados en un centro de salud para tratar sus enfermedades. Especialmente ahora, con el auge del COVID-19 alrededor del mundo, esta forma de aplicación de la medicina no solo es la más prudente sino que también es la más responsable para evitar la propagación de la pandemia.

¡#QuédateEnCasa y consulta a tu médico a través de tu computadora!